El condensado es el agua tratada caliente producida cuando el vapor libera su energía térmica. Es un recurso muy valioso ya que contiene aproximadamente el 25% de la energía útil que contiene el vapor del que procede. Por tanto, una gestión eficiente del condensado de vapor supone un ahorro muy importante de energía y recursos.

Sin embargo, existe el riesgo de que el condensado pueda ser contaminado por agentes químicos u otras partículas que si llegasen a la caldera podrían dañarla seriamente, siendo este uno de los principales problemas por los que no se puede recuperar toda la energía posible del condensado en un determinado sistema o proceso.

Para evitar estos riesgos y aprovechar la máxima energía posible disponible en el condensado de vapor y por tanto una reducción en los consumos energéticos de la fábrica, se ha procedido a la instalación de un sistema automático de detección y rechazo solamente del condensado contaminado, mediante una detección en línea equipada con medidores de conductividad y temperatura.

El sistema instalado detecta la contaminación del condensado y su sistema de control y actuadores proceden a la eliminación selectiva del condensado contaminado antes de que pueda alcanzar la caldera. Según estimaciones realizadas, este sistema de detección y gestión eficiente del condensado contaminado, permite recuperar entorno al 10% del condensado que se venía rechazando de media en la fábrica, suponiendo una importante reducción de consumo de energía y recursos y por tanto mejorando el rendimiento global de la fábrica.

Proyecto realizado con la ayuda del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), acogido al programa de ahorro y eficiencia energética en la industria, cofinanciado por la Unión Europea dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2.014 – 2.020.

La ayuda concedida asciende a 12.079,20 €