• La formación se ha convertido en una herramienta clave también para el hostelero en activo que, gracias a los cursos para profesionales, puede encontrar fórmulas que contribuyan a maximizar la rentabilidad de sus negocios.
  • Con una tasa de empleabilidad superior al 80% y 15.000 alumnos formados, la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo despierta vocaciones en los jóvenes y especializa en técnicas a los profesionales del sector para hacerlos crecer profesionalmente y mejorar su empleabilidad.

 

Sevilla, 8 de octubre de 2019. Hoy se celebra el día mundial de la Hostelería, un sector que junto al turismo representa el 11,8% de PIB nacional y el 12,8% del empleo, según cifras del Instituto Nacional de Estadística. “Se trata de un sector dinámico y en crecimiento, no sólo por sus cifras sino por las nuevas exigencias y conocimientos de los clientes tanto nacionales como extranjeros” comenta Jesús Barrio, director de la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo. Una de las características que mejor definen a esta Escuela de Hostelería es su profundo conocimiento del dinámico sector de la Hostelería, que cada vez exige más innovación y capacitación para sus profesionales.

La hostelería es uno de los sectores con más futuro en nuestro país y un verdadero motor de empleo generador de riqueza; y Cruzcampo, la marca que da nombre a nuestra Fundación, un socio estratégico para cualquier hostelero. Esta cercanía y nuestra experiencia como formadores en hostelería desde el año 2000, avalan nuestro liderazgo en este ámbito. Nos gusta afirmar que crecemos junto al sector hostelero, atentos a sus necesidades y contribuyendo a su capacitación para hacer crecer su negocio”, afirma Mª Ángeles Rodríguez de Trujillo, directora de la Fundación Cruzcampo.

La formación se ha convertido en una herramienta clave también para el hostelero en activo, que gracias a los cursos para profesionales puede conectar con consultores y hosteleros de éxito para encontrar fórmulas que contribuyan a maximizar la rentabilidad de sus negocios. Así, además de sus habituales programas dedicados a jóvenes con vocación hostelera -curso Técnico en Restauración y curso Superior en Restauración-, la oferta académica de la Escuela cuenta con un curso de Gestión en Restauración dirigido a gerentes o propietarios de establecimientos que les capacita en técnicas de gestión, cuentas y dirección de negocios de hostelería. Cristóbal Escalona, gerente del Grupo Spala y alumno de este programa, declara “este curso ha supuesto para mí un antes y un después en mi vida profesional y personal. Sólo en nueve meses hemos conseguido implantar un nuevo sistema de gestión que me permite poder trabajar en lo que realmente es objetivo, hacer crecer mi negocio”.

A esta oferta para hosteleros se suman este año programas de especialización en cocina, sala y gestión. Son cursos de corta duración, con horarios compatibles con la jornada laboral y centrados en que el hostelero traslade las prácticas adquiridas en el aula directamente a su local, a su puesto de trabajo o mejore su empleabilidad haciéndolos crecer en su profesión. Entre ellos destacan el Curso de Técnicas y Productos de la Nueva Cocina, con práctica de técnicas avanzadas de la cocina moderna y descubrimiento de nuevos productos para llevar las cocinas locales a la vanguardia, o el de Marketing Gastronómico con el desarrollo de un plan de marketing y fórmulas para el despegue en comunicación de negocios de hostelería.

Otra novedad este curso es el nuevo portal de empleo, que conectará el talento de los alumnos con las numerosas solicitudes de perfiles profesionales que requieren establecimientos punteros a nivel nacional.

La Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo celebrará en 2020 veinte años como centro formativo, siendo hoy referente en innovación gastronómica y cultura cervecera. Con una tasa de empleabilidad superior al 80% y 15.000 alumnos formados, esta Escuela de Hostelería despierta vocaciones en los jóvenes y especializa en técnicas a los profesionales del sector para hacerlos crecer profesionalmente y mejorar su empleabilidad. Sus tres pilares son la práctica, que permite «aprender haciendo» en restaurantes abiertos al público; la experiencia, que acerca a sus aulas a los mejores profesionales de la hostelería y la agroalimentación; y la empleabilidad, que garantiza a sus alumnos prácticas en los mejores restaurantes del país y acompañamiento para la inserción laboral.