Carmen Ponce, directora de Relaciones Corporativas y Sostenibilidad de HEINEKEN España, asume la presidencia de la Fundación Cruzcampo, la fundación cervecera más longeva de España, tras casi tres años desempeñando la labor de vicepresidenta. Con una trayectoria de más de 25 años comprometida con el progreso económico y social de España -en especial de Andalucía-, la Fundación canaliza la mayor parte de la acción social de HEINEKEN España, con el fin de desarrollar el talento joven a través de la formación en hostelería e impulsar su inserción laboral, además de promover la cultura cervecera como parte de nuestro patrimonio cultural.

Todo ello, a través de una escuela propia de hostelería, una microcervecería y espacio social situado en la sede de la Fundación en Sevilla (Factoría Cruzcampo) donde se forman los jóvenes del programa de becas Talento Cruzcampo y donde todo lo recaudado se reinvierte en más formación. Un programa que presenta ahora su tercera edición y cuenta con un porcentaje de inserción laboral del 95%.

Con una trayectoria en HEINEKEN España de más de 20 años, Carmen Ponce ha ocupado varios puestos de responsabilidad en la compañía en las áreas de Marketing como directora de la marca Cruzcampo o en la dirección estratégica como responsable de la Oficina de Transformación. Actualmente lidera la agenda de sostenibilidad, las relaciones institucionales y la comunicación a lo que se suma su labor como máxima responsable de la Fundación Cruzcampo.

“A través de la Fundación Cruzcampo vamos a seguir trabajando incansablemente para contribuir al progreso del talento joven y su empleabilidad, así como continuar impulsando el sector de la hostelería a través de la formación cualificada, una necesidad que cobra especial relevancia en este contexto. Y por supuesto, seguiremos promoviendo la cultura cervecera como parte de nuestro patrimonio cultural”, señala Carmen Ponce.